Ibuprofeno y diclofenaco son aquellos remedios tradicionales que la gente toma para combatir dolores e inflamaciones.

Es muy posible que ya haya tomado al menos uno de ellos.

Pues es, ellos son el tema principal de esta materia.

Y desgraciadamente no tenemos buenas noticias: según una encuesta publicada en el European Heart Journal, esta doble aumenta al menos un 30% el riesgo de sufrir un infarto.

El diclofenaco es aún más peligroso, ya que las posibilidades de tener un ataque al corazón con el consumo de esta píldora es del 51%.



El riesgo con el ibuprofeno es menor, pero aún considerable: el 31%.

Este descubrimiento reforzó también otros estudios antiguos que ya hacían un vínculo entre las enfermedades en el corazón con el consumo de estos antiinflamatorios.

La situación pasa a ser gravísima cuando la persona ya tiene algún problema cardiovascular, como hipertensión.

En Brasil, esos medicamentos ya vienen con la alerta de peligro en el bula.

Es necesario que haya un seguimiento médico, si usted no puede evitar el consumo de estas drogas.

De acuerdo con el European Heart Journal, no son sólo estos dos medicamentos que pueden causar daños a nuestra salud, pero todos los antiinflamatorios no esteroides, conocidos como Aines.

ibuprofeno_e_diclofenaco


El British Medical Journal también confirma esa información.

El problema es que estos medicamentos se venden sin que la gente tenga conciencia del mal que puede suceder.





Y peor: la mayoría de la gente adquiere estos anti-inflamatorios sin prescripción médica.

Para que usted tenga noción, en algunos países, se venden hasta en los supermercados y las gasolineras.

Cuando existe esta banalización del medicamento, el público acaba convencándose de que el remedio no tiene efectos colaterales graves.

Y no somos nosotros quienes decimos eso, pero el dr. Gunnar Gislason, profesor de la Universidad de Copenhague y participante del estudio, que publicó una nota en la Sociedad Europea de Cardiología.

¡Eso es muy serio!

El ibuprofeno y las drogas similares pueden elevar la formación de coágulos, además de estrechar las arterias y aumentar la retención de líquidos y la presión arterial.

Un estudio en Dinamarca analizó entre 2001 y 2010 cerca de 29 mil casos de infarto.

De ellos, 3,3 mil víctimas consumieron algún tipo de anti-inflamatorio no esteroide, al menos un mes antes de la manifestación del problema.

¿Y adivina?

La mayoría había consumido ibuprofeno o diclofenaco.

El prospecto del ibuprofeno indica que el medicamento puede estar asociado al riesgo de trombosis o derrame.

El bula del diclofenaco también hace una alerta a quienes tienen problemas cardiovasculares, como presión arterial alta, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad isquémica cardíaca o enfermedad arterial periférica.

Pero ahora, con este estudio publicado en el European Heart Journal, se demuestra que los riesgos son mayores que los descritos en las bulas.

Hay buenas alternativas naturales a estas peligrosas drogas.

¡Precaución! ¡Este remedio muy común puede provocar en ti un derrame o ataque fulminante del corazón!




Ibuprofeno y diclofenaco son aquellos remedios tradicionales que la gente toma para combatir dolores e inflamaciones.

Es muy posible que ya haya tomado al menos uno de ellos.

Pues es, ellos son el tema principal de esta materia.

Y desgraciadamente no tenemos buenas noticias: según una encuesta publicada en el European Heart Journal, esta doble aumenta al menos un 30% el riesgo de sufrir un infarto.

El diclofenaco es aún más peligroso, ya que las posibilidades de tener un ataque al corazón con el consumo de esta píldora es del 51%.



El riesgo con el ibuprofeno es menor, pero aún considerable: el 31%.

Este descubrimiento reforzó también otros estudios antiguos que ya hacían un vínculo entre las enfermedades en el corazón con el consumo de estos antiinflamatorios.

La situación pasa a ser gravísima cuando la persona ya tiene algún problema cardiovascular, como hipertensión.

En Brasil, esos medicamentos ya vienen con la alerta de peligro en el bula.

Es necesario que haya un seguimiento médico, si usted no puede evitar el consumo de estas drogas.

De acuerdo con el European Heart Journal, no son sólo estos dos medicamentos que pueden causar daños a nuestra salud, pero todos los antiinflamatorios no esteroides, conocidos como Aines.

ibuprofeno_e_diclofenaco


El British Medical Journal también confirma esa información.

El problema es que estos medicamentos se venden sin que la gente tenga conciencia del mal que puede suceder.





Y peor: la mayoría de la gente adquiere estos anti-inflamatorios sin prescripción médica.

Para que usted tenga noción, en algunos países, se venden hasta en los supermercados y las gasolineras.

Cuando existe esta banalización del medicamento, el público acaba convencándose de que el remedio no tiene efectos colaterales graves.

Y no somos nosotros quienes decimos eso, pero el dr. Gunnar Gislason, profesor de la Universidad de Copenhague y participante del estudio, que publicó una nota en la Sociedad Europea de Cardiología.

¡Eso es muy serio!

El ibuprofeno y las drogas similares pueden elevar la formación de coágulos, además de estrechar las arterias y aumentar la retención de líquidos y la presión arterial.

Un estudio en Dinamarca analizó entre 2001 y 2010 cerca de 29 mil casos de infarto.

De ellos, 3,3 mil víctimas consumieron algún tipo de anti-inflamatorio no esteroide, al menos un mes antes de la manifestación del problema.

¿Y adivina?

La mayoría había consumido ibuprofeno o diclofenaco.

El prospecto del ibuprofeno indica que el medicamento puede estar asociado al riesgo de trombosis o derrame.

El bula del diclofenaco también hace una alerta a quienes tienen problemas cardiovasculares, como presión arterial alta, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad isquémica cardíaca o enfermedad arterial periférica.

Pero ahora, con este estudio publicado en el European Heart Journal, se demuestra que los riesgos son mayores que los descritos en las bulas.

Hay buenas alternativas naturales a estas peligrosas drogas.

Deja tu comentario: